Tratamiento de Manchas Faciales

¿A qué se deben las Manchas Faciales?

La pigmentación de la piel se debe a la MELANINA, un pigmento fabricado por los melanocitos en la capa basal de la epidermis, y que es el responsable del color en las distintas razas.

La formación de la melanina está regulada por los rayos ultravioleta, por estímulos hormonales y factores hereditarios. La melanina también proporciona protección frente a los efectos nocivos de las radiaciones UV.

Las HIPERPIGMENTACIONES (manchas) pueden ser producidas o agravadas por distintos factores, tanto externos (fármacos fotosensibilizantes, cosméticos, rayos UV…) como internos (trastornos ginecológicos, hipofisarios, hepáticos, tiroideos, suprarrenales, perimenopausia, estados carenciales, etc.).

Tipos de Manchas Faciales | Hipercromías

Pecas o efélides: manchas localizadas en la piel expuesta al sol, causadas por un número normal de melanocitos que crean una cantidad anormal de pigmento.  Se reducen notablemente con la aplicación de Luz Pulsada Intensa utilizando filtros específicos para las mismas. Otros tratamientos: láser y crioterapia.

Nevus o lunares: manchas oscuras congénitas o adquiridas que no varían con la exposición solar, sino que se deben a un cúmulo de melanocitos.  Los lunares no deben ser eliminados si no existe un motivo claro para ello, sino revisados de forma periódica para descartar posibles desviaciones de la normalidad.

Melasma: enfermedad adquirida, caracterizada por manchas simétricas de color café en las áreas de exposición solar (mejillas, frente, labio superior). Aparece con más frecuencia en pieles oscuras y el 90 % de los afectados son mujeres. Para tratarlo es importante conocer su categoría: melasma epidérmico, dérmico o mixto. Es una patología crónica. Su tratamiento consiste en la combinación de diferentes químicos que se aplican sobre la piel a modo de máscara, asociados o no a luz pulsada intensa.

Manchas seniles: parecidas a las pecas, pero no se aclaran durante el invierno. Opciones terapéuticas: láser, luz pulsada, crioterapia con Nitrógeno líquido.

Hiperpigmentaciones postinflamatorias: surgen tras quemaduras, erosiones de la piel, lesiones de acné, etc.  Mejoran notablemente tras la aplicación de peelings superficiales, consistentes en soluciones de ácidos queratolíticos y despigmentantes.

Mándanos un Mensaje y te contactaremos lo antes posible

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies