Cómo elegir calzado deportivo

Cómo elegir un calzado deportivo adecuado

¿Entre tus propósitos de #AñoNuevo está comenzar a hacer ejercicio y ponerte en forma?

Empieza el Nuevo Año y como toca periódicamente después de Reyes, comenzamos a planear los proyectos, ilusiones, metas y actividades que van a realizarse a lo largo del mismo. El gran protagonista después de los turrones y los excesos es el deporte y todos sabemos bien que hacerlo no supone más problema que el de ponerse a ello; la dificultad radica en el hecho de mantener constante la motivación por la actividad deportiva y para ello tenemos que estar bien equipados.

Por eso, vamos a dar unos consejos a la hora de escoger el calzado deportivo que pueden utilizarse como una breve guía.

    1. Lo primero y lo más importante es elegir la zapatilla en base a la disciplina deportiva que vamos a realizar, ya que no es lo mismo salir a correr que coger la bicicleta o jugar al tenis. También hay que prestar atención a la superficie o el terreno donde vamos a practicar deporte porque eso influirá también en la elección del tipo de suela.
    2. Otro de los puntos a tener en cuenta es elegir bien nuestra talla del calzado deportivo, sabiendo que no debe quedar suelto para evitar que el pie deslice dentro del calzado y debe tener buena sujeción, pero sin presionar en exceso sobre todo en los dedos para evitar roces y molestias durante la actividad deportiva. Hay que tener en cuenta la anchura y la longitud de nuestros pies.
    3. Hoy en día, hay múltiples marcas de calzado deportivo y evolucionan constantemente incluyendo nuevos sistemas de amortiguación e innovación en los materiales, sobre todo en el mundo del running, en estos casos hay que tener en cuenta las distancias (si son cortas o largas), el peso del corredor, el terreno, la técnica de carrera, el uso (para entrenamiento o competición), el ritmo, etc.
    4. Y, por último, uno de los puntos más importantes es conocer el tipo de pie que tenemos y cómo reacciona al contacto con el suelo puesto que el impacto es mucho mayor en actividades como saltar o correr (los pies soportan hasta cinco veces nuestro peso del cuerpo) y esto influye en otras estructuras musculares o articulares.  Conocer cómo se comporta nuestro “muelle natural” en actividades de impacto nos ayuda a reforzar nuestros puntos débiles y evitar posibles lesiones.

 

En definitiva, tanto si eres deportista ocasional, amateur o profesional, es crucial elegir un buen calzado para tu disciplina, y conocer tu manera de pisar para evitar lesiones futuras. Por ello, es importante realizar un estudio biomecánico de la pisada y así poder elegir de manera correcta.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies